jueves, 18 de mayo de 2017

Quizá necesite de un café, porque de cualquier manera podría ser útil.

Hoy podría decir que sé como escribir una entrada. ¿Aún se llama entrada?
Bueno pues en el caso de que así sea, hoy sé como hacerlo. Jamás me imaginé estar escribiendo ésto. Gracias al universo, a Dios, o a cualquier fuerza sobrenatural que exista sé hoy como escribir una entrada. Tengo que agradecerle a algo más porque no creo en las coincidencias. Creo que somos seres impulsados por fuerzas sobrenaturales que no podemos explicar. Pero para no desviarnos volvamos al tema: la entrada.
Hoy estoy segura de que todo lo que escriba será significativo, todo tendrá un peso, todo tendrá un valor. Porque jamás había sentido las palabras más sanas y limpias. Cada una de mis palabras podrían describir ahora mis pulsaciones, pero... ya no tienen porque argumentar mis silencios. Porque son eso, SILENCIOS, y ¿A quien le importa?

Jamás podría creer de nuevo que expresarme, que decir lo que siento, que escribir una entrada.... me "haría parecer una tonta al intentar hacerlo". Que infinita mierda.
No me importa que alguien vea por debajo del polietileno. No me importa que alguien vea mi núcleo, Es algo que salta a la vista con oírme cantar, así de simple. El daño que podrían hacerme lo decido yo. Porque el hecho de que se vea algo que es  imposible de esconder no quiere decir que se pueda palpar. Es una realidad inapelable de que el cielo existe. Puedo ver las nubes blancas y espesas, el sol flamante e imponente, la luna pálida adornada por miles de estrellas refulgentes. Eso no quiere decir que pueda tocarlo sólo con quererlo un día. De plano tengo que aceptar que puedo verlo sin poseerlo, sin modificarlo con mis manos.  Entonces, partiendo del hecho de que me siento bien con quien soy, no necesito ningún tallo ni soporte. Porque no pertenezco a ningún lado, pero pertenezco a todos lados.  Nunca habrá intentos frustrados.

Se puede empezar a caminar en una dirección y con un objetivo pero si no se llega allí pues, ¡Se llegará a otro sitio! y ¡Empezará de nuevo! y así el camino se irá trazando al andar. Es verdad, nunca funcionará un discurso bien preparado, nunca funcionará lo vago y superficial. Es más no nos encasillemos en "funcionar" o no, ¿Quién me dice a mi que" me funciona" o que "no me funciona" para vivir? Sólo deshinibase. Punto.

Hoy sé como escribir una entrada y lo que más me hace feliz es que tengo de nuevo una oportunidad increíble de introspección. Por eso vencí el miedo y dejé a la persona que amaba. Para ser libre. Para amarlo de lejos, para contemplarlo sin poseerlo. No soy un pedazo de plástico, porque puedo sentir, sentirlo todo, todo el tiempo, todo el tiempo...Sé como escribir una entrada porque no he leído ni una sola vez ésta y así la publicaré.

Hoy percibo la importancia de todo, porque ya no existen recuerdos estériles. Todos crearon sus raíces dentro de mí y siguen dando fruto. Tampoco hay fragmentos, porque lo puntos se unen y trazan miles de líneas que se convierten en un cuadro completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario